Salud Laboral

La salud ocupacional es una actividad multidisciplinaria dirigida a proteger la salud de los trabajadores mediante la prevención y protección de enfermedades, de accidentes y la eliminación de factores, y condiciones que ponen el peligro la salud y la seguridad en el trabajo.

 

Objetivo.

 

El Comité debe tener sus reuniones periódicas para evaluar y diseñar planes de acción, dando respuestas efectivas a los procesos peligrosos que se desarrollan en la producción y que pueden poner en peligro la salud y la vida del trabajador. Dentro de las responsabilidades y tareas del Comité de Seguridad y Salud Laboral tenemos, pueden distinguirse:

  • Planificar tácticas para preservar la vida y la seguridad del trabajador.
  • Reunirse periódicamente para realizar planes y evaluaciones.
  • Conocer todos los procesos peligrosos existentes en el medio ambiente laboral.
  • Conocer a todos los trabajadores de visto y trato, número o cantidad que laboran, lugares donde lo hacen, tiempo laborando.
  • Realizar inspecciones periódicas y sorpresivas a las instalaciones.
  • Realizar encuestas, estudios, tomar fotografías de los lugares más críticos.

Los Comités de Seguridad y Salud Laboral (CSSL) no son, por tanto, unos órganos fiscalizadores que estén a la búsqueda de fallos o errores que en una empresa se puedan cometer. Más bien al contrario, estos Comités, hay que contemplarlos como órganos de representación favorecedores de un mejor entendimiento entre los órganos directivos y el resto de los trabajadores.

Los Accidentes

En general, puede decirse que en la mayoría de los países industrializados han mejorado la salud y la seguridad en el lugar de trabajo en los últimos 20 a 30 años; en cuanto a la situación de los países en desarrollo, es relativamente incierta, en gran medida por las carencias y los fallos de la detección y el reconocimiento de los accidentes y enfermedades; de los registros y de los mecanismos de transmisión de informes.

Se calcula que al año se producen en el mundo 120 millones de accidentes laborales y que 200.000 de ellos ocasionan la muerte. (Como en muchos países no existen registros fidedignos ni mecanismos de transmisión de informes, cabe suponer que las cifras son en realidad mucho más elevadas.) El número de accidentes mortales de los países en desarrollo es muy superior al de los países industrializados, diferencia que se debe fundamentalmente a la existencia de mejores programas de salud y seguridad, a la mejora de los servicios de primeros auxilios y médicos de los países industrializados y a la participación activa de los trabajadores en la adopción de decisiones sobre los problemas de salud y seguridad. Algunas de las industrias que tienen en el mundo el riesgo más elevado de accidentes son: la minería, la agricultura - comprendidas la silvicultura y la explotación forestal - y la construcción.


Los distintos tipos de riesgos

En casi todos los lugares de trabajo se puede hallar un número ilimitado de riesgos. En primer lugar están las condiciones de trabajo inseguras patentes, como las máquinas no protegidas, los suelos deslizantes o las insuficientes precauciones contra incendios, pero también hay distintas categorías de riesgos insidiosos (es decir, los riesgos que son peligrosos pero que no son evidentes), entre otras:

  • los riesgos químicos a que dan lugar líquidos, sólidos, polvos, humos, vapores y gases;
  • los riesgos físicos, como los ruidos, las vibraciones, la insuficiente iluminación, las radiaciones y las temperaturas extremadas;
  • los riesgos biológicos, como las bacterias, los virus, los desechos infecciosos y las infestaciones;
  • los riesgos psicológicos provocados por la tensión y la presión;
  • los riesgos que produce la no aplicación de los principios de la ergonomía, por ejemplo, el mal diseño de las máquinas, los instrumentos y las herramientas que utilizan los trabajadores; el diseño erróneo de los asientos y el lugar de trabajo o unas malas prácticas laborales.

La mayoría de los trabajadores se enfrentan a distintos riesgos de esta índole en el trabajo. Así, por ejemplo, no es difícil imaginar un lugar de trabajo en el que una persona esté expuesta a productos químicos, máquinas no protegidas y ruidosas, temperaturas elevadas, suelos deslizantes, etc., al mismo tiempo. Piense en su lugar de trabajo. ¿Hay en él distintos riesgos?